logo

Y tu web… ¿viste a la moda?

La primavera está rondando, las tardes se van alargando, el solecito del mediodía, el frío polar de las noches… Y como no, una cantinela metida en la cabeza que es imposible evitar: “Ya es primavera en El Corte Inglés”. Es casi como un mantra que nos repetimos tiritando porque nos hemos puesto una camiseta de manga corta con 8 graditos en la calle. Si es que no podemos evitar que la moda nos influya con sus tendencias, sus influencers, sus promesas de una vida mejor. Porque seguir la moda nos aporta una reconfortante sensación de aceptación por parte de los demás. Y por supuesto, estar en la onda de lo que se lleva abre las puertas a nuevos clientes.

Hoy en el TitanoBlog hablamos de modas en el diseño web y te daremos unas claves de lo que se lleva para esta temporada. Aprovecha para echarle un vistazo a tu web, no vaya a ser que esté vestida al estilo de la doctora Amy Farrah Fowler de Big Bang y no te hayas dado cuenta. Abre bien los ojos, que empezamos.

Que las páginas web son criaturitas vivas, ya lo hemos dicho en varias ocasiones, por tanto, necesitan evolucionar, adaptarse a nuevos y mejorados códigos de programación, actualizar sus plugins y también pasar por una sesión de chapa y pintura para ponerse en línea con las tendencias de moda. A veces, es posible todo este trabajo de actualización con tu web, lo que te va a permitir continuar rentabilizando la inversión. Pero en muchas otras, te encuentras con que su vida útil ha finalizado y que lo más sano, tanto para ti como para el programador, es darle un buen sepelio e inaugurar un nuevo ciclo. Y qué mejor, que echar un vistacillo a lo que hay en Internet para coger ideas de lo que está más de moda:

1. El estilo Pinterest.

Ya el año pasado comenzó a usarse con frecuencia, pero en 2016 es tendencia total la distribución en módulos de las imágenes y los textos. De esta forma, se puede ver mucha información sin que aburra. A nivel de programación, este grid es fácilmente modificable, permitiendo hacer cambios en la estructura de manera sencilla y que siempre quede todo bien encajado en cuadrículas.

Como ejemplo, la web de Bershka

2. Hasta el infinito y más allá en scroll.

Atrás quedaron aquellos días en los que las páginas web se diseñaban para que se pudiesen ver de una vez en la pantalla. Hoy la tendencia es bajar, bajar y bajar. Y sucede por varios motivos:

– La navegación móvil: la mayoría de usuarios de internet accede a los contenidos a través de dispositivos móviles, por lo que el diseño de una web tiene que planificarse desde su formato responsivo hasta el de visualización en pantalla. La costumbre es, al final, avanzar en la página con sólo mover un dedo.

– La asimilación al timeline de las redes sociales: la cantidad de horas que se pasan en las redes sociales ha terminado por determinar su formato como el más natural para su navegación.

– La costumbre del blog: la tasa de consumo de información a través de blogs es elevadísima y la mayoría de ellos siguen la estructura de desplazamiento vertical.

En las tiendas online es frecuente verlos, como por ejemplo la sección de moda infantil de Desigual que parece no acabar nunca.

3. Las fotos y vídeos, cuanto más grandes, mejor.

La importancia de la imagen a la hora de contar historias es cada vez mayor. El ser humano es primariamente visual, por lo que hay muchas razones biológicas que sustentan esta tendencia. El consumidor valora mucho que la empresa le muestre imágenes bien claras de sus productos y prefiere comprar lo que le aparece en las búsquedas de imágenes.

Por ejemplo, la web de San Miguel tiene en su página de inicio múltiples vídeos de su campaña “Explorando el mundo desde 1890”.

4. Ilustración vs Fotografía.

Dicen que la fotografía está decayendo frente a la ilustración porque esta última permite conectar de manera más personalizada con el cliente. Nosotros aquí no estamos de acuerdo del todo, pues una buena fotografía original puede decir mucho de ti. Son además herramientas complementarias, cada una con un estilo narrativo distinto y que permiten retroalimentarse la una de la otra.

Como ejemplo de web basada en contenidos de ilustración, la web de Nestlé para el plan La salud se entrena. Aquí la ilustración cumple un papel fundamental para conectar con el público infantil, al que también se quiere implicar en esta iniciativa.

5. Para gustos, la Pantonera.

Cada vez se tiene más en cuenta la importancia del color en la imagen corporativa y se aplica en el diseño la Teoría del Color: significado, colores análogos, complementarios… Aparte de estos valores que hay que tenerlos en cuenta a la hora de componer la identidad, la moda influye en la selección de colores que se hace en cada momento. Si te vas embarcar en una nueva web esta primavera, te proponemos que eches un vistazo a la propuesta de Pantone para la temporada, con colores brillantes que llenarán tu web de luz y alegría y colores pálidos para imprimir serenidad y relax.

 

6. Mueve tu cucu.

Las animaciones pueden conseguir efectos muy beneficiosos en tu web en vistas a la captación de clientes, siempre que estén bien utilizadas y no saturen con su movimiento. Bien utilizadas, contribuyen a la creación de experiencias en la visita y seguro que el usuario te recordará y volverá. Las hay que requieren la participación del usuario, pasando el ratón por encima. También las que se activan solas dando dinamismo a la información. Para los más tradicionales, los slider con paso de imágenes, gráficos, vídeos, sin sobrecargar el diseño.

Como ejemplo de animación elegante, puedes echar un vistazo a la web de Interbrand.

 

Después de estos consejillos para implementar en tu web y estar a la última, nuestra recomendación de siempre: no perder de vista el sentido común. No se trata de hacer pastiches, sino de maximizar el impacto de tu imagen corporativa online manteniendo la usabilidad y las características a nivel de diseño que definen tu imagen. Adapta la moda a tus necesidades, hazla un instrumento y no caigas en ser fashion victim digital.

Y para terminar después de tanta moda, una reflexión sincera: ¿cómo está tu web? ¿Necesita unos complementos que la pongan al día o tienes que renovar el armario entero? En cualquiera de los dos casos, te recomendamos que actualices a los nuevos tiempos tu imagen online. Déjanos tus comentarios y dudas para que podamos ayudarte. Y si te ha gustado el post, compártelo.

Nos vemos la próxima semana aquí, en el TitanoBlog.

  • Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.