logo

Una historia compartida

Esta semana dedicamos el post del TitanoBlog‽ a una experiencia muy enriquecedora en la que hemos participado recientemente. Como ya sabéis por nuestro perfil de Instagram, estamos creando una colección de microrrelatos que dan vida a las fotos que publicamos y para conocer nuevas técnicas en la creación digital, nos matriculamos en uno de los talleres del CICUS.

Hacía tiempo que no asistíamos a una formación tan provechosa, tanto por los conocimientos adquiridos como por los profesionales con los que hemos compartido estas sesiones y con los que hemos conseguido realizar un trabajo colaborativo muy interesante, recogiendo la diversidad de miradas a través de la cámara.

Impartido por Gorka Rodríguez y María Arana, miembros de la Asociación Zaramari, productora de ideas que trabaja en nuevos modelos de desarrollo sostenible a partir de prácticas culturales. Uno de sus proyectos, UrbanBAT incide sobre el aprendizaje que se puede hacer sobre la ciudad por parte de la ciudadanía para transformar el entorno y conseguir espacios más habitables. Y en esta ocasión la ciudad elegida ha sido Sevilla. 

El reto para cada grupo de este taller de creación de microrrelatos digitales consistía en dar visibilidad a través de la combinación de documentos audiovisuales y las redes sociales a aspectos que son “invisibles” en el entorno urbano de Sevilla. Nuestro grupo se encargó del proyecto de visibilizar artistas y obras de arte que se encuentran fuera de los circuitos tradicionales y que no están en relación con la imaginería religiosa, el flamenco o las galerías clásicas. Arte digital, fotografía conceptual, escultura, graffiti y otras obras de artistas emergentes, muchos de ellos con éxito fuera de nuestras fronteras.

 

Linóleo de Jeice2

 

Para enmarcar la actividad del curso, elegimos como zona de actuación la Alameda de Hércules y como protagonistas dos artistas y sus talleres, una shop gallery, un espacio alternativo de exposición y la calle como escenario directo de interacción.

Exposición en Corral de Esquivel

Durante el safari fotográfico, todas las imágenes capturadas se compartían en las diferentes redes sociales con las etiquetas asignadas, en nuestro caso #sevillainvisible #arteinvisible.

Graffiti

 

El uso de etiquetas en las redes sociales era la clave para la composición final de la historia colaborativa narrada por todos los participantes del grupo de este taller usando la aplicación Storify.

Para los que no hayan oído hablar de esta aplicación, contarles que está disponible desde hace algo más de cuatro años y que es muy sencilla de usar: se eligen los hashtags sobre los que hacer la búsqueda, se rescata del timeline lo que nos interesa para incluir en la historia arrastrando de una columna a otra y ofrece la posibilidad de incluir cuadros de texto sin límite de caracteres en los que contar tooooodo lo que quieras sobre ese documento. Una vez publicado, se puede compartir a través de Facebook, Twitter y Google+.

Sencilla y útil, ¿verdad? A nosotros nos ha encantado y queremos compartir con todos vosotros el resultado de esta actividad:

Storify del taller #sevillainvisible

Esperamos que disfrutéis con nuestra historia sobre el arte menos conocido de Sevilla tanto como nosotros retratándolo y relatándolo.

¡Hasta la semana que viene!

  • Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.