logo

Todo lo que tu pyme debe saber sobre el Big Data

Cuando oimos hablar del Big Data no podemos evitar pensar en aquel personaje de la serie de la BBC para aprender inglés que decía “I’m Muzzy. Big Muzzy”. Pero el Big Data ni es azul, ni verde, ni come relojes compulsivamente. Sólo se le parece en lo ingente de su tamaño y es ciertamente menos amigable. Aún así, le dedicamos el post de hoy en el Titanoblog

El Big Data no es un concepto totalmente nuevo, ya que nació en los años 90, pero sí está muy de moda en los ambientes marketeros y puesto que la captación y fidelización de clientes es un tema que a todos nos atañe, os aportamos hoy nuestra apreciación personal sobre el tema.

En el año 2013, Viktor Mayer-Schönberger y Kenneth Cukier, publicaron el libro Big Data: a revolution that will transform how we live, work and think, y en él definen este concepto como “la capacidad de la sociedad para asimilar la información mediante vías novedosas con el objetivo de producir conocimientos, bienes y servicios de valor significativo”.

Pero, ¿cómo asimilamos la ingente cantidad de información que se genera a nuestro alrededor? Y ¿cómo la aprovechamos para poner en marcha nuestras estrategias de marketing? Comencemos resolviendo estas cuestiones fundamentales.

A diario, cada persona genera una media de 6Mb de información aproximadamente y se espera que esta cifra se duplique en los próximos años. Todo lo que hacemos va dejando un rastro, desde la receta del médico hasta la localización de la tarjeta SIM de nuestro móvil, por más básico que sea éste. Por lo que gestionar esta cantidad de información sobre las personas es una tarea que desborda a cualquiera. Es como entrar a una mina llena de galerías oscuras sin final en busca de oro. Y el oro se encuentra, creedlo. A través del Data Minning o miniería de datos, en su definición más purista se descubren patrones de conducta ocultos en la simple vista a través de sistemas automáticos y algoritmos matemáticos. Desde una acepción menos estricta, se trata de hacer una recolección de esos datos, analizarlos y generar estadísticas.

Por tanto, todo lo que hacen las personas queda registrado. Personas que son consumidores, clientes y el marketing aprovecha los resultados de la minería de datos para vender más y mejor a través de recomendaciones y ofertas que cada vez son más precisas pues tienen como base nuestra huella digital. Incluso nos las lanzan en tiempo real, analizando en milisegundos nuestro historial de relación con la empresa, la llamada Next Best Offer. Nos ponen al alcance de la mano esa oferta que en ese momento concreto y no otro nos viene de perlas y que aceptamos sin mucho pensar. 

Cita Jonathan Shaw sobre el Big Data

 

 

 

 

 

 

 

 

Siguiendo toda la literatura marketiniana actual sobre el Big Data, que ahora no vamos a citar aquí, en resumidas cuentas se dice que si analizamos correctamente los datos obtenidos a través de la información generada por los consumidores, conseguiremos ventajas competitivas en nuestro sector, mayores niveles de engagement, crecimiento de mercado y una utilización más efectiva de los recursos disponibles en la empresa. Y, como consecuencia de todo esto, mayores beneficios económicos.

Suena muy bien, y no parece demasiado difícil implantarlo, pero ¿es suficiente con sacar partido a nuestro Big Data? ¿Dónde queda el contacto directo con el cliente? En las grandes empresas, donde todo es “a lo grande”, puede ser muy efectivo. Sin embargo, en el ámbito de las pymes, que son la mayoría de las empresas en cualquier parte del mundo, la cuestión es diferente.  

Conocemos los gustos de nuestros clientes/consumidores a través de sus “Like” en las redes sociales, sus intereses a través de los contenidos que eligen cuando se suscriben a nuestro blog y las páginas que visitan de nuestra web. Pero pensamos que para llegar a ese insight, esa motivación profunda que reside en el fondo del pozo de los deseos de cualquier persona, en nuestro sector hay que ponerse mutuamente nombre y cara. Porque para contar buenas historias, de esas que conquistan y fidelizan, hay que inspirar confianza.

Nosotros somos en ese sentido de la vieja escuela y nos gusta reunirnos con nuestro cliente, usando las nuevas tecnologías para optimizar los recursos de tiempo y espacio, creando una relación muy estrecha para saber qué es exactamente lo que necesita y llegar a la mejor forma de dárselo.

Aquí juega un papel muy importante el lenguaje no verbal, que hay miradas que matan y palabras que sentencian. Y eso no se ve en la huella digital. Pero esto ya es otro tema del que hablaremos próximamente en el Titanoblog

Para finalizar, os dejamos los consejos prácticos sobre el análisis del Big Data de Anita Campbell, experta en marketing de reconocido prestigio internacional, fundadora, CEO y editora de la revista Small Business Trends y una de las mujeres más influyentes en materia de emprendimiento en Social Media. Estos son los 5 métodos de análisis que propone:

  • Usar el panel de Google Analytics para monitorizar visitas, tráfico, conversiones, usuarios con acceso desde móvil, procedencia, etc.
  • Define la segmentación de tus clientes antes de hacer una campaña de email marketing, ya que es muy difícil conseguir que te lean. Por tanto, es mejor dar a cada cliente lo que espera y segmentar según las preferencias declaradas en su suscripción a nuestra lista de distribución.
  • Analizar los mapas de calor, puesto que ofrecen información de calidad de una manera muy gráfica por colores, facilitando la toma de decisiones de mejora. Si os animáis a hacer uno, en 40defiebre podéis encontrar cómo hacerlo paso a paso. Es fácil y de verdad os va a ayudar porque es mucho más completo que el gráfico de Analytics.
  • Si tienes un buscador en tu web, estudia cuáles son las búsquedas que hacen los visitantes para así saber qué quieren y poder dárselo. Si no tienes esta función instalada, Google Custom Search tiene una versión gratuita que poder instalar.
  • Revisa los indicadores financieros de la empresa, más allá de pago de facturas y nóminas y de salir airoso del trimestre con beneficios. Analizar la cuenta de resultados y el balance de pérdidas y ganancias ayuda a la toma de decisiones estratégicas para ganar más dinero.

Esperamos que el post de hoy os haya resultado útil para mejorar el conocimiento que tenéis de vuestro cliente. ¡Hasta la próxima semana!

  • Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.