logo

Fotografiando deseos

  • Golosinas
  • Más Golosinas
  • Golosinas en Espiral
  • Golosinas Canicas
  • Golosinas Ositos

Todas las organizaciones, ya sean empresariales, administraciones públicas, asociaciones, tienen como último fin vender, tanto bienes de consumo como servicios o ideologías… Todo se puede vender, y para ello la imagen es una herramienta de vital importancia.

Hoy queremos acercaros a la fotografía de producto y os damos los cinco tips que consideramos más importantes a la hora de hacer una buena fotografía, para incluir después en un catálogo, cartel o cualquier presentación digital, independientemente de si estamos hablando de un juguete, un vino o un producto de alimentación. No olvidemos que con esta imagen tenemos que conseguir crear el deseo de compra en el público.

Estos consejos son los que hemos puesto en práctica para hacer estas fotos de golosinas que os mostramos en el post de hoy.

    1. Captar la atención sobre el producto.

Debemos eliminar las distracciones y hacer que el producto que vamos a fotografiar sea el único protagonista. Elegir un fondo neutro es la mejor opción pues nos va a facilitar la integración en el soporte en el que se vaya a presentar finalmente.

En nuestro caso, hemos elegido un fondo blanco, que además ayuda a realzar el brillo y colorido de las gomitas.

    1. Aprovechar las posibilidades del equipo fotográfico.

Debes conocer tu cámara como a ti mismo y saber cuáles son todas las posibilidades técnicas que te ofrece para maximizar su rendimiento.

Dependiendo del efecto que queramos conseguir y del uso final, haremos la elección del objetivo. Para nuestro ejemplo, hemos usado un objetivo de focal fija como el 50mm f/1.8 que nos permite trabajar a poca sensibilidad ISO, aprovechando mejor la iluminación y así conseguimos crear bonitos puntos de enfoque.

Os recomendamos también usar trípode y un disparador remoto para no mover la cámara una vez hayamos conseguido el enfoque

    1. Iluminar con esmero.

La mejor luz para la fotografía de producto es la luz natural difusa, pero la mayoría de las veces no es posible contar con ella pues realizamos este trabajo en nuestro estudio. Así que hay que crear el entorno. Para ello, usamos reflectores que eliminen las sombras demasiado duras y difusores para los focos y flashes. Para fotografiar estas chuches, nos hemos ayudado de una caja de luz casera con la que hemos conseguido nuestro objetivo de iluminación.

Aquí es el momento de realizar el balance de blanco, que nos va a hacer posible editarlas correctamente una vez que terminemos la sesión fotográfica.

    1. Elegir el formato.

Nuestra recomendación llegado este punto es disparar en modo manual y en formato RAW, ya que esto nos va a permitir disponer de toda la información de la imagen capturada. Así conseguiremos agilizar el siguiente paso, la edición, ahorrando tiempo y aumentando la rentabilidad de nuestro trabajo.

    1. Editar para realzar.

Una vez que hemos terminado la sesión, es hora de sentarnos con paciencia y seleccionar las mejores fotos para editarlas. En la edición no vamos a falsear el producto, vamos a corregir balances de blancos, sombras, exposición y color para realzar la imagen y que el producto resulte lo más atractivo posible. En nuestro caso, hemos conseguido unas gominolas muy, pero que muy apetecibles.

Esperamos que estos breves consejos os sean de utilidad para fotografiar vuestros productos. Y estad atentos, porque en unas semanas os mostraremos cómo hicimos nuestra caja de luz paso a paso. Además de hacernos con una estupenda herramienta low cost, nos lo pasamos genial con las manualidades. ¡No os lo perdáis!

  • Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.