logo

El hada madrina de Cenicienta

Todos conocemos el famoso cuento de La Cenicienta, o al menos la versión más famosa de Charles Perrault adaptada por Disney, en la que, yendo al grano, una muchacha harapienta y sucia se convierte en una linda princesa gracias a la varita mágica de su también mágica hada madrina.

Algo parecido es lo que sucede cuando la varita del diseñador gráfico se posa sobre un producto, ese que está en el lineal, pasando desapercibido o que es comprado porque “es el que hay”. El diseñador, en contra de lo que muchos piensan, no tiene una varita mágica, sino que es en realidad de las que venían en el Magia Borrás y es su trabajo y su experiencia, unido a la investigación, el conocimiento del cliente, del mercado, de los materiales de fabricación, etc., lo que hace que un envase o packaging tenga éxito.

Y como caso de éxito, hoy queremos contaros uno muy cercano y que seguro todos habéis visto.

El pasado mes de julio se entregaron los Premios Laus de Diseño Gráfico y Comunicación Visual de Barcelona, a los que se presentan obras tanto nacionales como internacionales y que tienen para nuestro sector un gran reconocimiento. De entre las obras premiadas en la categoría de Gráfica, hemos seleccionado el Laus de Bronce otorgado al nuevo diseño para la marca El Cultivador, una de las marcas de los supermercados Aldi en España y que es obra de Enric Aguilera Asociados, estudio de Barcelona que cuenta con una larga trayectoria premiada en la creación de packaging y etiquetado de productos, siempre con gran sobriedad, elegancia y funcionalidad.

Hablemos de los envases de El Cultivador. Tenemos tres tipos, cristal, lata y tarrina de plástico transparente, para según qué productos, pero todos ellos siguen la misma línea gráfica: la inicial del producto que lleva en su interior seguida de una breve descripción del mismo en color blanco. Excepto los frutos secos, que la llevan en el color del producto contenido.

El Cultivador cuenta con una diversidad de productos muy amplia: encurtidos, verduras en conserva, platos cocinados, frutos secos, alimentos ecológicos… y para diferenciar cada gama, la solución de diseño ha sido el uso de un tipo de letra diferente para cada uno.

Packaing para El Cultivador, ALDI

Se trata sin duda de una solución sencilla y a la vez inteligente de organizar los productos existentes y de dejar la línea de diseño abierta para las incorporaciones futuras, tanto dentro de una gama, como en categorías nuevas. De esta forma, se garantiza la permanencia del diseño sin que se desvirtúe, y además un ahorro en costes al cliente.

El uso del vidrio serigrafiado en blanco nos parece una elección de lo más acertada ya que aporta sobriedad y permite ver a la perfección el contenido del envase. De esta manera, el cliente final puede comparar la calidad del producto de manera visual en el punto de venta, inclinando su elección de compra en favor de la marca El Cultivador.

El etiquetado de las latas y tarrinas de plástico sigue la línea minimalista y usa un etiquetado en el que destaca la inicial y descripción en blanco del producto contenido y una foto del mismo, continuando así con el protagonismo del producto.

En cuanto a la gama cromática utilizada, se ha usado como color principal, y casi exclusivo, el blanco. Un color neutro que da sensación de sobriedad, cualidad buscada en este packaging, y también de frescura, trasladando esta connotación al producto contenido.

Para finalizar, como lo que nos gusta es comparar para poder opinar con criterio, os dejamos el antes y el después del packaging de esta marca.

Ejemplos El Cultivador

Mucho mejor ¿no os parece? Sin duda, lo compraríamos.

Y después de esta revisión de packaging premiado, sólo nos queda deciros que no descuidéis nunca el envase de vuestro producto. Según los últimos estudios, el comprador dedica en el punto de venta sólo 5 segundos de media para elegir entre los diferentes productos y el envase puede ser decisivo y la oportunidad de entrar en la mente de muchos consumidores.

Imaginaos, si no, a Cenicienta llegando al baile con sus harapos. Seguro que el Príncipe Azul ni la habría mirado. Es más, los seguratas de la entrada no la habrían dejado pasar. Así que dejad que el buen diseño entre en vuestras marcas y os ayuden a vender.

  • Comparte

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.